logo


Inicio Cirugía de Esofago Hernia hiatal y paraesofagica
Hernia Hiatal y hernia paraesofagica PDF Imprimir E-mail

La hernia hiatal es un deslizamiento de la unión esófago-gástrica a través del hiato esofágico (orificio del diafragma que permite la entrada del esófago al abdomen), este orificio o hiato normalmente debe de tener ciertas dimensiones que impidan el deslizamiento de los elementos gástricos y esofágicos, cuando por alguna circunstancia se abre más de lo normal, permite inclusive la entrada del estómago al tórax, produciendo síntomas de reflujo gástrico y toda la sintomatología conocida como enfermedad por reflujo. Existen varios tipos de herniación del estómago al tórax, siendo totalmente anormal su presencia por arriba del diafragma. Un tipo específico de hernia hiatal es la que se produce cuando el estómago se sube al tórax exactamente por un lado del esófago, es decir el esófago permanece en su sitio y paralelamente el estómago asciende al tórax, lo que se conoce con el nombre de hernia paraesofágica. Los riesgos potenciales de dicha alteración son la rotación del estómago por el aire producido durante la digestión, que puede hacer que rote hasta en 180 grados, dicho fenómeno provoca dolor intenso, falta de aire (disnea) y estrangulamiento del estómago, lo que resulta en la necrosis y lesión vascular grave del estómago por atrapamiento severo, concluyendo en una catástrofe a nivel del tórax. Otras complicaciones debido al ascenso gástrico dentro del tórax son las esperadas en enfermedad por reflujo grave, siendo el sangrado, úlceras y perforación las más significativas. La tendencia actual es que la hernia hiatal debe de ser valorada estrictamente mediante estudios con endoscopías, manometria (medición de la presión del esófago) y phmetria (medición de la cantidad de ácido en el esófago) para determinar si debe de ser operada.

La cirugía habitualmente se realiza por abordaje abdominal por medio de laparoscopía con excelentes resultados. No obstante, en casos de varias operaciones por abdomen fallidas (más de dos) y que persistan los síntomas, se debe de valorar el abordaje torácico por medio de toracotomía formal izquierda. La condición especial de tener evidencia de una hernia para esofágica, obliga a la consulta quirúrgica para alivio del defecto, cuando por algún motivo la hernia tiene varios años, ya tiene cirugías previas abdominales complicadas o simplemente se facilita más el acceso torácico, se propone la realización de toracotomía formal izquierda con excelentes resultados. Otra condición para considerar el abordaje torácico son las complicaciones graves como sangrado, perforación y vólvulus gástrico (rotación y estrangulamiento del estómago dentro del tórax de manera aguda), lo cual obliga a la exploración torácica.

Finalmente en condiciones donde se diagnóstica esófago corto que condiciona a ascensos de la unión esófago-gástrica repetidos, se debe de valorar el abordaje torácico.

 


Cirugía de torax 2009