¿Qué es la hiperhidrosis y cómo se relaciona con la ruborización facial?

La hiperhidrosis es una afección por la cual una persona suda demasiado de manera impredecible, incluso cuando la temperatura es fresca o cuando están en reposo. El sudar es un reflejo que regula la temperatura de nuestro cuerpo y sobre el cual no tenemos control.

Normalmente las manos, axilas, pies y cara se mantienen secas,  y el rostro sin rubor. El sudor Y rubor sólo se activan al exponerse a temperaturas cálidas, ejercitarse, o en respuesta a situaciones que nos hacen sentir nerviosos, enojados o con miedo. La hiperhidrosis es un descontrol total de éste sistema que normalmente debe estar apagado, presentando crisis intensas cuando se expone a los factores antes mencionados, inclusive puede aparecer sin estos desencadenantes en las zonas mencionadas, convirtiéndose en un problema significativo de manera física y emocional.

Las personas que sufren esta enfermedad tienen un fallo en el Sistema Nervioso Simpático (SNS), que hace que el cuerpo produzca más sudor del que necesita para regular la temperatura corporal y, en el caso del rubor, que los vasos de la cara se llene de sangre. Dicho centro nervioso simpático activa anormalmente el sudor y el rubor mediante crisis intensas, que obligan a que el paciente se encuentre incómodo a lo largo del día al estar en constante humedad. Las crisis en casos intensos se "disparan" en forma espontánea (crisis Paroxísticas) y, otras veces, se requiere de mínimos estímulos emocionales, de calor y ejercicio para que comience la sudoración excesiva así como la ruborización. Es por estas razones que se piensa que el sudor es causado por a las emociones cuando, lo cierto es que, las emociones son el disparador del sudor y el rubor.

La hiperhidrosis es un trastorno que se genera debido a la mala regulación del sistema nervioso simpático (hiperactividad) que dispara el impulso nervioso que viaja por un sistema de cordones simpáticos (cables nerviosos) que van desde el cerebro hasta la piel, por lo que no es un problema dermatológico.

Cuando ocurren las crisis, se cierra la circulación periférica de los dedos de las manos y los pies, lo que ocasiona que las extremidades pierdan temperatura y se sientan fríos, esto genera que la sangre del cuerpo se concentre en el tronco, motivo por el cual los pacientes sienten un calor o “bochorno” que comienza en el vientre y se extiende hasta el rostro, debido a que los vasos capilares de esta zona se llenan de sangre, lo que ocasiona la ruborización facial anormal (blushing).

Debido a que ambas condiciones tienen el mismo origen, se curan con una simpatectomía torácica, un procedimiento seguro y radical que elimina por completo los molestos síntomas y mejorando la calidad de vida del paciente.

 

Referencias:

http://www.monografias.com/

http://salud.enfemenino.com/

https://clinicadeansiedad.com/

http://www.ratser.com/





Búsqueda en el blog


Categorías del blog


Tag Cloud


Post Relacionados


  Cirugía de Tórax


CIRUGÍA DE TÓRAX AVANZADA DE VANGUARDIA A TU ALCANCE.
Teléfonos: (55) 5247 5662

CONTÁCTANOS
Enviar correo electrónico drpadilla@institutomexicanodetorax.org

  Redes sociales


Síguenos a través de las redes sociales.

SUSCRIBIR