¿Puede afectar la hiperhidrosis o la ruborización anormal la personalidad de quién la padece?

Debido a que la sudoración excesiva y el blushing suelen manifestarse de manera impredecible, la gran mayoría de los pacientes presentan incomodidad e inseguridad, en casos graves puede ser incapacitante por lo que la persona dejará de realizar actividades cotidianas.

El problema emocional comienza en el momento en que se manifiestan los primeros síntomas generando incomodidad. En un principio, suelen acercarse a familiares y amigos cercanos, los que suelen adjudicar el problema al nerviosismo con comentarios como “sudas por qué no sabes controlar tus nervios” o “estás enfermo de los nervios”, lo que hace que la persona se sienta mal porque nadie le cree haciéndolo sentir culpable, ya que sabe que las molestias aparecen en cualquier momento y sin razón. Por ello, al no poder comentar sus sentimientos, se empieza a aislar, generando frustraciones, traumas, limitaciones y rechazo en actividades físicas, deportivas, sociales y culturales.

Al sentirse incomprendidas, las personas guardan sus emociones de inseguridad y desconfianza, afectando fuertemente su autoestima y su desempeño en actividades que antes le eran cotidianas.

En las personas adultas, su desempeño laboral puede verse muy afectado, ya que limitan su integración con sus compañeros y evitan el contacto físico para evitar que los demás noten su problema. Esto también suele afectar sus relaciones de pareja, ya que al guardar sus emociones y mantener su espacio personal dificulta el poder involucrarse con alguien.

Por todo lo anterior, la hiperhidrosis y el enrojecimiento facial anormal son considerados trastornos incapacitantes. ¿Por qué? Un dentista podría ver afectado su trabajo si sus manos están constantemente húmedas mientras porta los guantes de látex. Un jefe de relaciones públicas no será bien visto por los colegas y clientes si tiene, constantemente, la camisa o el rosto lleno de sudor. Estas enfermedades, por tanto, no permiten que la persona pueda desarrollarse profesionalmente, ya que sus resultados pueden verse afectados, no por falta de capacidades, sino por una cuestión incontrolable para ellos; todo esto ocasiona que desarrollen obsesiones, compulsiones y aislamiento social, por sentirse incomprendidos porque sienten que nadie entiende su problema.

Al no existir una escala cuantitativa de sudor o rubor, el Instituto Mexicano de Tórax creó una donde se pueda calificar la calidad de vida como el factor más reconocido para determinar la afección a la personalidad con una tabla de valores que van desde el 10 hasta el 3, siendo de mayor a menor afección para poder atender el problema de una mejor manera.

Todo esto desencadena problemas de ansiedad y afecta su calidad de vida, y se mide bajo tres criterios:

I.- Intensidad de sudor, del 4 al 1; de mayor a menor cantidad.

 II.- Afección de relaciones interpersonales y afección laboral, del 4 al 1; de mayor a menor afección.

III.- Focalidad, se trata de establecer los sitios involucrados con sudor o rubor; del 2 al 1, siendo el 2  cuando la afección se presenta en más de dos sitios (manos, axilas, pies, cara y rubor).

¿Conoces a alguien que padezca hiperhidrosis o ruboración facial anormal? Lo primero que debes hacer es entenderlo y hacerle sentir que no está solo, un poco de comprensión puede ayudarlo. Lo segundo es informarlo, existen especialistas para este tipo de trastornos y sí hay una solución definitiva.

 

Referencias:

http://www.webconsultas.com/

http://www.sudoracionexcesiva.net/

http://sisbib.unmsm.edu.pe/

http://www.sudoracionexcesiva.net/

https://www.clinicalascondes.cl/


Tags


  Cirugía de Tórax


CIRUGÍA DE TÓRAX AVANZADA DE VANGUARDIA A TU ALCANCE.
Teléfonos: (55) 5247 5662

CONTÁCTANOS
Enviar correo electrónico drpadilla@institutomexicanodetorax.org

  Redes sociales


Síguenos a través de las redes sociales.

SUSCRIBIR