Problemas asociados con la hiperhidrosis y la ruborización anormal.

Existen otros problemas o síntomas asociados a la sudoración excesiva y la ruborización facial anormal que suelen pasarse por alto al no ser considerados parte del problema, siendo el más frecuente la ansiedad.

Los síntomas más comunes que acompañan la hiperhidrosis son: cefalea de tipo migraña tensional, es decir, dolor por pulsaciones en la cabeza; temblor en las manos; palpitaciones que pueden ser tan intensas que pueden impedir el sueño.  En algunos casos, los pacientes pueden presentar hipertensión arterial.

En situaciones de estrés, como exámenes o exceso de trabajo, algunas personas llegan a presentar colitis (distensión abdominal) o gastritis con dolor abdominal intenso en la parte superior. También puede pasar que tanto manos como pies estén constantemente fríos y húmedos presentando un bajo color rosa o azulado en la piel, el cual recibe el nombre de síndrome de Raynaud.

La ansiedad generada por estos trastornos puede ocasionar problemas para conciliar el sueño (insomnio). La ansiedad es un sistema de alerta ante situaciones consideradas amenazantes, manteniendo nuestro cuerpo alerta e intervenir frente a cualquier riesgo (huir, atacar, neutralizar, etc). Se presenta en diversos grados, desde leve hasta severa con obsesiones y conductas compulsivas como alcoholismo, drogadicción o conductas de alto riesgo.

Uno de los problemas más frecuentes que presentan los pacientes es el aislamiento. Su seguridad se ve afectada por la incomodidad de los síntomas, lo que ocasiona que se aíslen y les cueste trabajo relacionarte socialmente. Al tener las manos con excesos de sudor se sienten incómodos y evitan dar la mano a colegas y amigos, pensando que los rechazarán; lo mismo ocurre con sus relaciones sentimentales, ya que, al no sentirse cómodos, suelen evadir el contacto físico. Este aislamiento limita significativamente sus actividades físicas, sociales y culturales.

Lo cierto es que no todos los casos presentan los signos completos en manos, axilas, pies, cara o rubor, a veces solo les limita a un zona determinada, aunque también puede ocurrir que los tengan en todas las extremidades y en el rostro. De igual manera, los síntomas de los que hemos hablado en este post pueden ser ocasionales y suelen manifestarse varios de ellos.

Por todo lo anterior, es importante acudir a un médico especialista para que nos ayude, no solo a tratar los síntomas generales de la hiperhidrosis y el blushing, sino para que pueda contrarrestar todos los trastornos secundarios que pueden aquejarnos.

 

Referencias:

http://www.sudoracionexcesiva.net/

http://www.dmedicina.com/

http://www.perspirex.es/

http://perspirex.es/




  Cirugía de Tórax


CIRUGÍA DE TÓRAX AVANZADA DE VANGUARDIA A TU ALCANCE.
Teléfonos: (55) 5247 5662

CONTÁCTANOS
Enviar correo electrónico drpadilla@institutomexicanodetorax.org

  Redes sociales


Síguenos a través de las redes sociales.

SUSCRIBIR