¿Cómo se diagnostica la hiperhidrosis y el rubor facial anormal?

Lo cierto es que no existe un estudio o prueba de laboratorio que sea segura y concreta que nos establezca una cantidad o condición cuantitativa de la enfermedad, ya que es complicado determinar límites de cantidad, tamaño de manchas en la piel o por cantidad de escurrimiento, simplemente no es posible.

Anteriormente se utilizaban pruebas calorimétricas, algunas con espectrofotometría, pero se basaban más en la cantidad que en la magnitud de calor. Tiempo después, se intentó determinar la magnitud de la sudoración considerando por medio del peso de papel absorbente, pero tampoco era un método fiel ni confiable. Hoy la determinación de Hiperhidrosis es de manera clínica y objetiva, aunque es importante escuchar al paciente para facilitar el diagnóstico.

Una prueba simple y rápida, es para ver cómo comienzan las manifestaciones de la enfermedad cuando se está a temperatura ambiente. Se le pide al paciente que coloque sus manos sobre una superficie lisa, de preferencia fría, por un tiempo de 30 segundos, al término, retirará sus manos y se busca alguna huella de sudor que dure entre 15 o 20 segundos en desaparecer. Mientras más tarde en desaparecer la huella, mayor es la cantidad de sudor que manifiesta el paciente. Esta prueba, aunque rápida, nos ayuda a detectar cuando el paciente tiene sudor intenso y significativo.

La prueba anterior es perfecta para ayudar en el diagnóstico, solo si el paciente presenta los síntomas en las palmas de las manos, en caso de manifestarse en otras zonas como cara o axilas, también será necesario interrogar al paciente para tener una idea de qué tan severo es el trastorno. También es importante ahondar en sus condiciones de entorno, es decir, la presencia de síntomas subjetivos secundarios como lo son cefalea (dolores de cabeza), manos y pies fríos y húmedos, gastritis, colitis, temblores finos en los dedos las manos, taquicardia paroxística (de la nada), piel marmórea rosa en manos y pies. Y, aunque es importante atender la parte física, es necesario prestar atención a problemas de ansiedad e inseguridad que manifieste cada paciente.

Todo esto ayuda a los médicos a determinar la existencia o ausencia de un sudor grave y significativo que, a juicio de la persona y por análisis de su calidad de vida, es una condición incapacitante que altera su vida en forma constante y rutinaria.

Estas pruebas permiten que el especialista decida qué tratamiento es el más recomendable para cada caso y, así, solucionar el problema. Por ello, es importante acudir a una valoración física, en la cual el médico explicará a detalle su enfermedad: qué es, a qué se debe y cómo tratarlo.

 

Referencias:

https://www.iml.es/

http://www.semcc.com/

http://hyperhidrosisnetwork.com/

http://www.bellezapura.com/

 


Tags


  Cirugía de Tórax


CIRUGÍA DE TÓRAX AVANZADA DE VANGUARDIA A TU ALCANCE.
Teléfonos: (55) 5247 5662

CONTÁCTANOS
Enviar correo electrónico drpadilla@institutomexicanodetorax.org

  Redes sociales


Síguenos a través de las redes sociales.

SUSCRIBIR